A la hora de realizar reformas de baños en Navarra hay que estar muy seguro de lo que pretendes obtener y que te garanticen el mejor servicio. Un elemento que suele instalarse es el lavabo.

En este post vamos a hablar acerca de los orígenes de este elemento, que forma parte imprescindible dentro de las reformas de baños en Navarra.

El origen del lavabo, o de su propio nombre, tiene como semilla el latín, en concreto la palabra 'lavare'. Esta sería la forma de denominar en futuro y primera persona, o sea, 'lavaré'. El ser en futuro no es indicativo de que en el futuro habría que lavarse las manos, sino que tiene unos orígenes más imprevisibles.

Esta denominación la pusieron los curas durante sus misas a partir del siglo XVI, después del Concilio de Trento. Este concilio trajo consigo un nuevo concepto de ritual, exclusivamente en latín. Previamente a tocar la hostia de la comunión, el rito establecía que el sacerdote tenía que lavarse sus manos, lo cual lo hacía a través de una jarra, la palangana o lebrillo que le acercaba el monaguillo.

Mientras el sacerdote se lavaba sus manos, iba recitando unas palabras entre las que incluía "lavaré mis manos", algo que captaron para asignar de tal modo a ese ritual del lavarse las manos, es decir, le llamaron lavabo. Por lo que, por extensión, lo hicieron para referirse a los propios utensilios.

Es así como nace esta palabra y por consecuencia su utensilio, y da origen a los que hoy en día conocemos.

Si quieres saber más sobre ello, no dudes en preguntar a expertos. De igual manera, si quieres instalar o reformar tu lavabo del baño o baño en general, no dudes en contactar con nuestros profesionales. Desde Eurofont Pamplona contamos con los mejores, que no solo te garantizaran estos aspectos, sino otros muchos más.